Crema de calabaza y tomate

A pesar que estamos en junio, el tiempo está  revuelto y mientras espero a que llegue el 40 de mayo, aprovechando que tenía una calabaza en la despensa se me pasó por la cabeza:  «¿Por qué no hacer una crema calentita rica?».
La calabaza está llena de betacarotenos, unos potentes antioxidantes que estimulan el sistema inmune y refuerzan tus defensas naturales.

Cada día soy más fan de las cremas de verduras por su sabor y facilidad a la hora de cocinarlas. Hoy te chivo algún  truco para que sean más sabrosas, pero no se lo digas a nadie… 😉

Ingredientes
  • 500 g de calabaza
  • 1 cebolla
  • 2 ajos
  • 1 trocito de puerro
  • 500 g tomates maduros
  • 500 ml de agua o caldo vegetal
  • Aceite de oliva virgen extra
  • 1/2 cucharadita de albahaca seca
  • 1/2 cucharadita de cúrcuma
  • 1 pizca de pimienta negra
  • Orégano para servir
  • 2 cucharadas de semillas de lino molidas (opcional)
Preparación:
  1. En una olla con un chorrito de aceite pocha la cebolla, el puerro y el ajo. Mientras se hace pela los tomates, la patata y la calabaza y corta en dados.
  2. Cuando la cebolla esté blandita incorpora el tomate, la calabaza, la patata y la albahaca seca (si te gusta más intenso puedes añadirla fresca)
  3. Cocina a fuego lento hasta que los tomates se deshagan.
  4. Añade sal, agua , pimienta negra y cúrcuma. Deja hervir unos minutos más.
  5. Servir con orégano por encima y si deseas enriquecer la crema espolvorea lino molido.

Puedes congelar las cremas sin problemas y usarla cuando necesites.