¿Cómo lavar mi fruta y verdura?

Una buena manera de minimizar la exposición a pesticidas es aumentar el consumo de alimentos orgánicos, aunque no se eliminen por completo. Algunos cultivos orgánicos presentan pequeñas cantidades de pesticidas, debido a su uso accidental o fraudulento, pero también por ser utilizados en esas tierras en el pasado para combatir plagas agrarias y enfermedades humanas cuando aún se desconocía su toxicidad  o por la influencia de los cultivos no orgánicos de los alrededores.

Se han puesto a prueba un montón de productos comerciales, varios resultaron ser inservibles a la hora de limpiar y desinfectar la fruta y la verdura. Empresas multinacionales nos venden «el oro y el moro» con sus porcentajes de eficacia de limpieza, sin embargo son igual de eficaces que el agua del grifo. Si lavas la fruta y la verdura con quita esmalte resulta más efectivo y menos tóxico que ciertos productos. Es una tontería sumergir tus alimentos en eso, el objetivo es reducir la toxicidad de lo que comemos.

Un método con buenos resultados que elimina casi el 100% de los residuos de algunos pesticidas es sumergir la fruta y verdura en vinagre blanco. El problema es que el hecho de tener que comprar vinagre blanco solo para lavar tus alimentos a diario te va a dejar la billetera más vacía. Se podría diluir el vinagre blanco, pero, lamentándolo mucho, poco más eficaz es que el agua de grifo.

Por suerte, existe otro método barato y efectivo: agua salada. Se sabe que la fruta y la verdura lavadas con agua salada resulta tan efectivo como hacerlo con vinagre sin diluir. Preparar tu solución elimina pesticidas añadiendo una parte de sal por cada 9 de agua. Asegúrate de enjuagar bien la sal antes de comer.